jueves, 25 de mayo de 2017

Equipo que gana no se toca

La victoria de Sportivo Italiano como local ante San Miguel dejó bastante conforme al entrenador Osvaldo Ruggero, por lo que mañana ante San Martín de Burzaco repetiría a los mismo once que arrancaron en Ciudad Evita.
De esta manera, el “Azzurro” alistaría con: Jonathan Scalzo; Diego Bordón, Cristian Tula y Esteban Giambuzzi; Abel Flegenal, Gaspar vega, Matías Giménez, Sebastián Malandra y Rodrigo Godoy; Sergio Marclay y Alcides Miranda Moreira.
Después de ocho jornadas, el pasado lunes Italiano volvió a sumar de a tres y así logró recuperar el lugar en el Reducido que había perdido días antes al caer frente a El Porvenir, por lo que será de vital importancia seguir cosechando puntos para asegurarse un la clasificación en la pelea por el segundo ascenso.
Si se mira la tabla de posiciones, hay bastante diferencia entre uno y otro, ya que los de Burzaco se ubican en los últimos puestos, con solo dos equipos detrás. Pero el ACIA no podrá confiarse para no volver a dejar puntos en el camino en un cotejo que en la previa pareciera accesible, como le pasó anteriormente con Central Córdoba y con Dock Sud.     
Además, Italiano deberá revertir los malos resultados que registra fuera de casa, donde perdió los cinco últimos compromisos, ya que sumó por última vez como visitante hace poco más de dos meses, cuando por la fecha 22 superó ajustadamente en Loma Hermosa a J.J. Urquiza.  
Por su parte, San Martín tuvo un flojo comienzo de temporada, pero ha mostrado una importante recuperación en la segunda parte del campeonato, a tal punto que solo perdió una vez en sus últimas nueve presentaciones y de local hace seis que no cae, con un triunfo y cinco empates.
El árbitro de este encuentro correspondiente a la 33ra. Fecha del Torneo de Primera C será Maximiliano Ramírez, acompañado por los asistentes Ramón Ortíz y Christian Quiroga.

domingo, 14 de mayo de 2017

Fecha 30: SP. ITALIANO 0 – ARG. QUILMES 0. Leve mejoría

Sportivo Italiano no pudo como local ante Argentino de Quilmes y ya suma siete partidos sin ganar, aunque insinuó un poco más y mostró un progreso en cuanto al nivel de juego que venía mostrando, pero en el balance general fue un encuentro parejo en el que se repartieron aciertos y errores.
Con Tula como pilar principal, el “Azzurro” no cometió grandes errores defensivos como en las anteriores presentaciones y eso le permitió mantener el cero en su arco después de seis cotejos. Asimismo, logró un mayor control del balón en el medio campo con un abanico de cinco hombres, donde Ravest era el más retrasado, delante suyo Vega y Giménez para la contención con Gurrieri y Archubi moviéndose por afuera.
Sin embargo, a los de Ruggero les faltó un generador determinado para progresar en ataque, donde Marclay desequilibraba permanentemente tanto por derecha como por izquierda, mientras que Miranda Moreira esta vez no estuvo a la altura de su nivel.
Aun así, Italiano fue de los dos equipos el que más buscó y el que tuvo mayor actitud con un Giambuzzi apareciendo siempre con determinación para darle intervención al arquero visitante varias veces durante la primera parte.
En la previa, el “Mate” se vislumbraba como un rival complicado porque tiene un funcionamiento bien determinado y llegaba con el aliciente de haber goleado a Deportivo Merlo. No obstante, en muy pocos pasajes logró marcar superioridad y no pudo aprovechar cierta imprecisión que mostraba el elenco local presionado por la falta de triunfos.
Los centrales visitantes hicieron un buen trabajo, aunque los laterales sufrieron por momentos los desbordes constantes de Marclay, mientras que Leguizamón estuvo acertado en cada una de sus intervenciones bajo los tres palos.
Gaeto siempre se mostró como el ideólogo principal de los quilmeños, pero los de adelante, principalmente Valenti, no pudieron tener la participación necesaria más allá del mano a mano que se perdió antes del cierre del primer tiempo.
En la segunda parte hubo más reparto de juego, pero más por las ganas que por el juego en sí. Los juveniles Marecos y Godoy ingresaron para aportar algo más de creatividad en el ACIA, pero no pudieron insertarse rápidamente en el partido, mientras que Pasquale tuvo en su cabeza el triunfo, pero el arquero se la sacó por arriba.