sábado, 13 de febrero de 2010

Fecha 22: FERRO C.O. 1 - SP.ITALIANO 2. Enderezó el camino en Caballito

Más de uno al oír el resultado por radio se habrá preguntado si no se habrían equivocado, pero era real el informe que marcaba la victoria de Sportivo Italiano sobre Ferro como visitante y así sumó por primera vez fuera de casa, además de cortó una seguidilla de 16 presentaciones sin triunfos.
Ni nosotros nos habíamos acomodado cuando Saccone la picó sobre el arquero, la pelota dio en el travesaño y por fortuna el rebote cayó en la zurda de Britos, quien la mandó al fondo de la red para sorpresa de todos los presentes.
Si el local sentía la presión de su gente antes del inicio del partido (venía de dos caídas consecutivas), ni hablar cuando quedó en desventaja a pocos segundos de haberse movido la pelota desde el círculo central.
Por eso los de Giovagnoli trataron de volcar su juego en campo adversario e intentando arrinconarlo sabiendo de sus falencias defensivas. Sin embargo dejó muchos espacios para lo que el azzurro había planificado en la semana: explotar la contra vía Britos y Saccone.
Para que ellos dos no hicieran todo el gasto en un campo de grandes dimensiones, Heredia, Gómez y en menor medida Natalicchio también se sumaron en cada posibilidad ofensiva que se le fue presentando al equipo dirigido interinamente por Javier Claut.
Mientras tanto, los de Caballito empezaron a llenar el área de centros, ya sea en jugadas como en pelotas paradas. Carignano cabeceó por arriba, Masuero encontró las manos de Bordad, Leonardo Gómez sacó al corner, el uno uruguayo tapó el intento de De Blasis y así amenazaba una y otra vez sin éxito.
Distinta fue la efectividad de Italiano, quien sí aprovechó un tiro libre de Rodas desde la izquierda para que Lobos pusiera de cabeza algo más de tranquilidad en el marcador y desde allí comenzara a agigantarse la seguridad de Bordad para enfriar cualquier amenaza y la inteligencia de Britos para manejar los tiempos.
Después del descanso, la visita tuvo alguna chance más de aumentar, pero el trabajo de Ferro mejoró especialmente por derecha con la entrada de Santiago Fernández, quien se cansó de desbordar y llegar hasta el fondo para buscar con sus envíos al área la entrada de sus compañeros.
Tanta insistencia tuvo su premio pasada la media hora cuando Zermatten lanzó un centro pasado desde la derecha para que Abán conectara de cabeza hacia el fondo del arco y hacer ilusionar al público verde con una posible recuperación.
Sin embargo, el azzurro no volvió a trastabillar. Fue enfriando y cerrando definitivamente el partido, aunque para festejar debió esperar pasado el minuto cincuenta en que Bordad debió revolcarse nuevamente para evitar la caída de su arco cuando todo Ferro, incluso el arquero, había ido en busca de la igualdad.
La situación sigue siendo muy complicada, pero mientras haya posibilidades matemáticas nadie piensa resignar nada y menos después haber sumado estos tres puntos que revitalizan la confianza tanto de los hinchas, como del plantel y del futuro cuerpo técnico que encabezará Julio Toresani.