sábado, 6 de junio de 2015

Fecha 18: ITALIANO 1 – ESPAÑOL 1. Ni vencedores, ni vencidos.

El clásico de las colectividades se quedó sin dueño, ya que Sportivo italiano no supo liquidarlo luego de ponerse en ventaja cuando dominaba y Deportivo Español logró igualarlo gracias al envión que le dieron los cambios realizados en la segunda parte.
De esta manera, el conjunto de Néstor Ferraresi no pudo prolongar la serie de tres victorias consecutivas, aunque lleva ya cinco presentaciones sin derrotas que le permitieron mejorar el panorama desalentador de la primera parte del campeonato.
La iniciativa la tuvo el conjunto local e hizo notar sus ganas en el acelerado ritmo que le imponía al juego de media cancha hacia adelante, aunque no lograba llegar con el peligro necesario hasta el arco adversario.
Sin embargo, como vino sucediendo en sus últimos encuentros, logró aprovechar una pelota parada para abrir el marcador porque Archubi ejecutó un tiro de esquina desde la izquierda, Fioravanti y Coria no pudieron casi debajo del arco, pero Guerra la encontró y metió un zurdazo justo hacia la red.
Con el resultado a su favor, el “Azzurro” manejó los tiempos desde el mediocampo y se mantuvo firme en el fondo, aunque seguía necesitando algo más de participación por parte de los delanteros para poder estirar la diferencia en el marcador.
Tras el descanso, la dupla técnica visitante decidió arriesgar un poco más a través de los cambios, que le dieron algo más de aire para hacerse poseedor de la pelota y a la vez adelantarse en el campo de juego.
El ingresado Anívole avisó con un zurdazo que Acevedo sacó al córner y poco después Parisi, justamente otro que saltó a la cancha desde el banco, apareció muy solo entrando al área por la izquierda para conectar hacia el arco un centro de Fergonzi proveniente de la derecha que Romero desvió de cabeza.
A partir de allí fue como que ninguno de los dos quiso arriesgar más de la cuenta para no terminar con las manos vacías. Mientras Italiano demoraba las variantes ofensivas que podrían haberle dado un poco más de aire, los del bajo Flores rearmaron nuevamente su estructura defensiva para asegurarse al menos un punto.
En consecuencia, la historia terminó con una sensación rara para el local, como que se podía haber hecho algo más para seguir en la senda triunfal, aunque también hubo conformidad si se tiene en cuenta que en el final pudo tropezar si el cabezazo de Sosa no encontraba bien parado al arquero.