sábado, 13 de junio de 2015

Fecha 19: COMUNICACIONES 3 – ITALIANO 0. Llamado de atención

Todos los síntomas de mejoría que había insinuado Sportivo Italiano en las últimas fechas, especialmente en la parte defensiva, los tiró por la borda en una pobre visita a Agronomía, donde volvió a cometer errores increíbles que favorecieron la goleada de un Comunicaciones que no sumaba de a tres desde hacía ocho presentaciones.
Durante el primer cuarto de hora no había pasado mucho porque se dividió pelota y terreno, pero Vatter logró abrir la cuenta tras una pelota que llegó desde la izquierda y que Mbombaj no pudo despejar casi al lado del palo derecho.
Tras quedar en desventaja, en el “Azzurro”  se acentuaron aquellas falencias que había mostrado a principios del torneo y que parecían haber quedado en el olvido con la llegada de los buenos resultados.
Ferraresi reacomodó algunas piezas, Heredia se ubicó bien a la derecha y Alderete se soltó unos metros más adelante, pero eso tampoco dio el resultado esperado porque adelante Rojano no aparecía y Coria desaprovechaba las pocas que tenía.
A todo esto el “Cartero”, con el autor del gol por un lado y con Ibáñez por el otro, empezó a aprovechar ciertos descuidos en la visita tanto por los costados como a las espaldas de los defensores.
Banegas apareció sin marca de frente al arco tras un córner bajo desde la derecha y estiró la diferencia en el marcador en forma algo impensada si se tiene en cuenta cómo llegaba uno y otro.
Luego del descanso y con el ingreso de Molina, Italiano insinuó una leve recuperación, pero esas ganas se diluyeron en pocos minutos ante las escasas o nulas ideas para encontrar los caminos correctos hacia el arco de Cervetti.
También entraron Ftacla y más tarde de Navarrete, con lo que el “Tano” buscó adelantarse un poco más en el campo de juego, aunque n así logró arrimarse al descuento como para soñar al menos con arañar un punto.
Para frenar ese intento de arremetida por parte de la visita, “Comu” se mantuvo firme con el buen trabajo de Cattaneo en la mitad de la cancha y con la tranquilidad permanente de la última línea.
Durante la segunda parte no arriesgó demasiado el dueño de casa, pero cuando se lo propuso volvió a poner en aprietos al conjunto de Ciudad Evita, como lo hizo en el final Ibáñez para aprovechar un envío desde la derecha y cerrar una goleada que no estaba en los planes de casi nadie.