sábado, 27 de junio de 2015

Fecha 21: FLANDRIA 1 – ITALIANO 0. No logra dar el salto

En su visita a Flandria, Sportivo Italiano no pudo repetir la muy buena actuación que había tenido en la fecha anterior y cayó por la mínima diferencia, con lo cual desperdició una vez más la chance de abandonar el último lugar de la tabla de los promedios, algo que hubiera conseguido si se alzaba con los tres puntos.
Salvo en discontinuos lapsos, el conjunto azzurro no tuvo la seguridad necesaria en el fondo, tampoco pudo tener la pelota el tiempo suficiente como para generar juego asociado y los delanteros quedaron bastante aislados, dependiendo casi en exclusiva de algún pelotazo a dividir.
En los primeros minutos la visita insinuó algo, pero muy poco como para poner en aprietos a un “Canario” que se fue animando y poco a poco empezó a acercarse con algunas apariciones de  Frattini y de Gonzalo Pérez.
Primero fue Montenegro quien se lo perdió, después un manotazo de De La Fuente y el travesaño salvaron el arco de Italiano, pero a los veintiuno y tras una serie de rebotes apareció Rose para abrir la cuenta con un derechazo que colocó casi en el ángulo superior izquierdo.
Ese gol le dio algo de tranquilidad al local y se sintió más cómodo ante un rival que casi no cruzaba la mitad de la cancha, a tal punto que la única chance de convertir se le presentó a cuatro del descanso en una carambola en la que Navarrete lanzó un centro desde la izquierda, el despeje de Randazzo rebotó en Chmil y la pelota encontró bien ubicado a Griffo cuando iba camino al arco.
Antes del descanso hubo una más para el dueño de casa, pero González definió mal una asistencia de Pérez tras jugada de Rose por izquierda y de esa manera la diferencia en el marcador parecía ser menor de lo que se había visto en el campo.
Para la segunda parte, Italiano trató de adelantarse a partir de una leve mayor posesión de la pelota, pero seguía siendo pobre en cuanto a ideas y encima cada vez que era atacado desnudaba algunos desacoples tanto en la zona de volantes como en la defensa.
Prueba de eso fue el gol anulado a Montenegro cuando se jugaban diez minutos y por fuera de juego tras un rechazo corto del arquero ante la pasividad de sus compañeros. El propio De La Fuente le tapó el segundo a Rose y después salvó con el pie ante Frattini, quien seguía siendo uno de los jugadores más desequilibrantes de su equipo.
Entre todas esas jugadas favorables a Flandria, Coria se las rebuscó para aparecer entre los centrales y casi desde la media luna sacó un remate que salió cerca del palo derecho. Pero tuvo que pasar más de media hora, más precisamente en tiempo adicionado, para que el “Azzurro” asomara nuevamente sobre el área de enfrente a través de Olivera, quien se encontró de frente al arco casi sobre el palo izquierdo y, como tardó una segundo más para definir, Griffo evitó el empate.