domingo, 5 de julio de 2015

Fecha 22: COLEGIALES 3 – ITALIANO 2. De la euforia al lamento

Si bien recién empieza la segunda rueda, para Sportivo Italiano era un partido más que clave, una especie de final, de esos que valen seis puntos o como quiera llamarse. Sin embargo, Colegiales fue quien pareció estar más consciente de lo que verdaderamente se jugaba y cuando parecía estar hundido logró resurgir para dar vuelta el resultado y quedarse con la victoria.
La mañana estaba fría, pero en la cancha la temperatura fue levantando con el correr de los minutos y con las constantes variables tanto en el trámite de juego como en el resultado. Los de Ferraresi tuvieron su momento, pero se relajaron, no lo liquidaron y el equipo de Munro tuvo un destello de lucidez para volver a vivir.
El “Azzurro” trabajó tranquilo desde el comienzo, sin apresuramientos, aunque con cierta falta de juego ofensivo a través de un generador o con las subidas por las bandas, mientras que el dueño de casa se dedicaba a dar batalla en el medio campo para que una vez recuperada la pelota buscar rápido a los de adelante.
De repente, un contra iniciada por Coria, continuó en Alderete, participó Ruiz y cuando parecía desdibujarse la jugada en la media luna apareció Archubi, quien habilitó con un taco estupendo al “Mago” para dejarlo mano a mano y desatara el primer festejo.
No cabe duda que ese gol le dio un envión anímico más que importante a la visita, ya que tan solo cuatro minutos después aprovechó un tiro libre pasado desde la izquierda, que Guerra bajó de pecho para que Bordón sacara un derechazo que, luego de pegar en el palo, se metió en el fondo de la red.
Sacar dos goles de diferencia antes de la media hora no se da todos los días y menos en un encuentro directo en la lucha por la permanencia. Sin embargo, Italiano perdió a Coria por lesión y con el ingreso de Di Biasi se quedó sin delanteros netos en la cancha, cuando estaba todo dado para noquear a un rival que ya recibía los reproches de su gente.
El debutante Beltramella rechazó hacia arriba un tiro libre de Ledesma que se colaba cerca del ángulo superior derecho y cuando el balón cayó, una multitud de jugadores se agolpó casi debajo del arco, unos para despejar y otros para convertir, aunque la suerte estuvo del lado de los de Munro, ya que Ravest logró descontar.
Enseguida, tan solo ciento veinte segundos más tarde, el mismo volante de “Cole” que llevó el número ocho en su espalda volvió a ser verdugo de su ex club porque puso la cabeza en un córner desde la izquierda y la pelota bajó sobre el palo izquierdo para decretar la transitoria igualdad.
En un abrir y cerrar de ojos todo se dio vuelta para los de Ciudad Evita y si algo le faltaba era la expulsión de Francés por golpear a Ledesma. El tumulto generalizado que se produjo en ese momento daba clara muestra de lo caliente que se había tornado el partido, no por juego brusco, sino por nerviosismo lógico que ocasiona este tipo de cotejos.
Tras el descanso, fue a todo o nada. Al minuto Vazzoler cabeceó cerca del palo derecho, luego un zurdazo de Sacatularo salió arriba del travesaño, Beltramella evitó el festejo de Tossi, también apareció Alvarez para tapar un derechazo de Archubi más el posterior rebote en Alderete y en la jugada siguiente se lo perdió Ledesma.
Hasta que llegó la jugada decisiva y más protestada. Un despeje largo desde campo de Colegiales superó a la última línea azzurra, el asistente levantó su bandera marcado off side de Lucero, pero enseguida la bajó porque el balón cayó bien abierto a la izquierda, por donde apareció Tossi habilitado y tras meterse en el área definió entre el palo derecho y el arquero.
La historia siguió con errores y descuidos defensivos de ambos lados que dejaron el resultado abierto, aunque terminó siendo inamovible y el local festejó el triunfo como si hubiese logrado un campeonato ante una nueva desazón para Italiano, que arrastra tres derrotas y solo una victoria en las últimas cuatro fechas.