miércoles, 8 de julio de 2015

Fecha 23: ITALIANO 0 – BROWN 2. Uno por arriba, otro por abajo

Todo parecía encaminarse a un empate en cero, pero en el último tramo del partido Brown impuso su oficio para quedarse con un triunfo que lo mantiene cerca de la punta y a la vez hundió aún más a Sportivo Italiano en el fondo de la tabla de los promedios.
El “Azzurro” no aprovechó un penal para sacar ventaja en el comienzo y dejó con vida a un rival que, si bien no mostró demasiada supremacía a lo largo de los noventa, siempre fue más claro para manejar la pelota, especialmente en el medio campo, y tuvo inteligencia para aprovechar los descuidos del local.
Se jugaban tan solo cinco minutos cuando Esteban se llevó puesto a Merlo dentro del área y el juez no dudó en cobrar penal, pero la suerte estuvo del lado de la visita porque la ejecución de zurda de Archubi dio en el palo derecho.
Pese a esa adversidad, Italiano no se cayó porque siguió con la intención de ser protagonista y jugando con la pelota al piso en campo adversario, aunque después de los quince empezó a ceder dominio, los volantes estuvieron imprecisos y la defensa por momentos quedó mal parada (Ostapkiewicz dio algunas ventajas físicas hasta que salió en el entretiempo).
Del otro lado, el “Tricolor” se fue acomodando, los del fondo estaban firmes (el ingreso de Zerbo por el lesionado Esteban no modificó nada), los volantes hicieron el trabajo prolijo que los caracteriza y con algunas apariciones de Sproat, Lemmo y García pasó a inquietar en el arco de enfrente y transformando a Beltramella en figura.
Brown no lucía ni sacaba una marcada ventaja en el juego, pero teniendo en cuenta las aproximaciones había hecho más méritos que el equipo de Ferraresi, que en ofensiva hizo poco y nada porque Alderete dependía de su individualidad y Merlo de los pelotazos a dividir que partían desde atrás.
Tras el descanso, la paridad fue una constante y no había evidencias de que el cero podría romperse hasta que un par de descuidos volvieron a derrumbar a Italiano en pocos minutos, como le había sucedido en el partido anterior frente a Colegiales.
Vico decidió mandar a la cancha a Quintana y el jugador respondió enseguida con un remate bajo y cruzado que estableció la apertura del marcador. Enseguida, el mismo delantero la bajó de pecho para sacar un zurdazo que hizo lucir al uno local y en la jugada siguiente recibió un centro largo, asistió de cabeza a Brito al corazón del área y el número siete puso un frentazo hacia la red.
Después de sufrir los dos goles, al “Azzurro” no le quedó tiempo para rehabilitarse y tampoco mostró con qué ni cómo lograrlo, sino solo impotencia, tal como se evidenció en la roja recibida por Archubi por una falta en campo adversario y con el tiempo reglamentario cumplido.