sábado, 22 de febrero de 2014

Una fiesta en las tribunas

El hecho de ser puntero atrajo a muchos hinchas de Sportivo Italiano que hacía tiempo no concurrían al estadio de Ciudad Evita, quizás porque aún seguían golpeados por el descenso a la C sufrido hace un año y medio atrás.
Así triplicó su asistencia habitual en lo que va del torneo con una platea que estuvo casi completa y una popular que desde temprano lució un espectacular colorido, incluso cubriéndose con humo rojo, blanco, verde y azul cuando el equipo salió a la cancha.
Los alambrados perimetrales estuvieron decorados de banderas en su gran mayoría tricolores y una de fondo azul con letras blancas y un escudo en el medio que decía “La gente buena va al cielo y la de Italiano a todos lados” hizo su estreno detrás de uno de los arcos.
El aliento fue intenso durante los 90 minutos al ritmo de los bombos y redoblantes, aun cuando el empate parecía consumado, hasta que el agónico gol de Oviedo produjo un fuerte grito de desahogo para que la fiesta terminara siendo completa.