martes, 11 de noviembre de 2014

Fecha 21: ITALIANO 1 – LOS ANDES 1. De igual a igual al líder

Sportivo Italiano no fue menos que Los Andes y el empate en un gol le quedó bien a un partido que pudo haber marcado el ascenso del conjunto lomense en caso de haberse quedado con los tres puntos.
La noche en Ciudad Evita tuvo a un “Azzurro” que fue de menor a mayor porque jugó un primer tiempo aceptable y una etapa final en la que se animó un poco más ante un rival que pareció sentir la presión de lo que se jugaba.
Toco transcurría con cierto nerviosismo y la lógica imprecisión que eso generaba entre un puntero que insistía, pero que no podía porque cuando cruzaba el mediocampo encontraba una buena resistencia del otro lado.
Pese a que el cero no se rompía, fue el “Milrayitas” quien contó con las oportunidades más claras en el período inicial, especialmente cuando Noriega desperdició un mano a mano con el uno, mientras que los ataques del local eran bastante intrascendentes como para abrir el marcador.
Tras el descanso se observó una mayor actitud y atrevimiento por parte del equipo que conduce Pasini, que encontró en Alderete una buena alternativa para generar juego ofensivo y enlazar a los volantes con los delanteros.
De a poco, Italiano fue encontrando huecos por afuera gracias al aporte de Burzac y de Di Biasi para poder llegarle con más continuidad a la última línea, que en esta oportunidad no brindaba la seguridad necesaria.
Mientras tanto, Los Andes mostraba cierto apresuramiento para llegar al gol y terminaba chocando con la segura defensa azzurra, hasta que Pajón sacó un bombazo desde lejos que sorprendió a todos y se metió en el fondo del arco.
Cuando todo hacía suponer que la visita pasaría a manejar el partido gracias a esa ventaja, a los pocos minutos apareció Rojano para poner el empate y darle una inyección anímica más que importante a los suyos.
Aunque sin mostrar demasiada claridad, Italiano pasó a ser algo superior y no era descabellado pensar en un triunfo sobre el puntero, que seguía fallando en la definición cada vez que llegaba a las proximidades de Drago.
A un minuto del final, el uno local salió al cruce de Llinás y pese a que se quedó con la pelota sin tocarlo el juez cobró un inexistente penal que por suerte Noriega  (tuvo una noche para el olvido) remató desviado.
La historia terminó con el empate en uno, que dejó a Italiano bien parado de cara a la finalización de un torneo para el olvido y a un Los Andes con la necesidad de definir de local el pasaje que puede llevarlo a la B Nacional.