sábado, 16 de marzo de 2013

Fecha 27: LAFERRERE 0 – ITALIANO 0. Sin goles es imposible ganar

Si la pelota no entra en el arco de enfrente es difícil llevarse los tres puntos y es por eso que Deportivo Laferrere y Sportivo Italiano igualaron sin goles un partido que les podría haber servido para dar un paso hacia adelante en busca de sus objetivos pero que terminó siendo muy poco atractivo.
La estadística marca que los de “Fito” Della Picca convirtieron solo un tanto en sus últimas seis presentaciones y sumaron su tercer empate consecutivo en cero, mientras que el azzurro hace cuatro encuentros que no anota y en goles a favor solo supera por uno a Lujan, que está último.
Estos datos se reflejaron claramente en la soleada tarde sabatina, donde se enfrentaron dos equipos bien parados a la hora de defender y carentes de ideas en el momento de atacar. Además, poblaron con mucha gente la zona del medio campo a tal punto que por momento había  jugadores que superponían posiciones chocando con los propios compañeros.
Empezó mejor la visita presionando lo más adelante posible sin lograr ser un claro dominador, por lo que con el correr de los minutos Lafe recuperó unos metros en el campo, Fernández y Arriola les dieron trabajo a los defensores rivales, pero no lograban complicar a Drago más que con algún centro.
La jugada más clara de riesgo se produjo recién a los 36 cuando en un centro desde la izquierda favorable al local atravesó toda el área y le cayó por el fondo a Portillo, quien remató desviado.
Tras el descanso la historia no cambió demasiado porque Italiano seguía ordenado, mientras que al local se lo notaba algo nervioso ante la presión de su gente y recién con los ingresos de Marecos y Castro volvió a insinuar algo cerca del área contraria. Tal es así que en un lapso de solo cinco minutos provocaron casi en simultáneo las amarillas de Perelman, Lamacchia y Bogao.
Del otro lado Santorelli decidía mandar a la cancha a Federico Díaz para tratar de aprovechar de contra los espacios que dejaba atrás su rival y casi cumple con ese objetivo a los 35 cuando el ex delantero de Luján le robó la pelota a Castro y el azzurro avanzó en superioridad numérica, pero la jugada se terminó diluyendo.
Más tarde ingresó Zalio con la misma misión de quebrar en velocidad a la última línea local y llegar hasta un Anconetani que tuvo muy poco trabajo a diferencia de un Drago más activo descolgando muchas pelotas aéreas y que, a minutos dos del final, se lució desviando un cabezazo de Marecos por arriba del travesaño.
De esta manera, tanto Lafe como Italiano se vieron imposibilitados de sumar de a tres  para seguir acomodándose en sus respectivas carreras por el ascenso, uno para pelearlo en forma directa y el otro a través del reducido.