sábado, 24 de abril de 2010

Fecha 34: ITALIANO 0 - INSTITUTO 3. En media hora se definió todo

Solo 30 minutos demoró Instituto en adueñarse del partido ante un Sportivo Italiano que no se motivó con la victoria alcanzada en Jujuy, sino que por el contrario volvió a mostrar todas las falencias y errores que sumó a lo largo del campeonato y que terminaron devolviéndolo a la Primera B.
La presión que ejerció el azzurro en el inicio fue solo un abismo porque en la primera que le llegaron le convirtieron y la situación ya se le hizo irremontable. Se jugaba el primer cuarto de hora cuando cerca del área grande Britos perdió el balón y se inició la contra que terminó con Godoy definiendo fuera del alcance de Bordad
Con esa ventaja parcial “La Gloria” no se conformaba para acceder a la tercera ubicación de la tabla y aspirar al ascenso a través de la Promoción. Por eso fue por más y en un corto lapso lo liquidó mediante un tiro libre de Rébola que se desvió en la barrera y con una definición de Díaz para ponerse 3 a 0 en solo media hora.
Aunque restaba muchísimo daba la clara sensación de que estaba todo definido y entonces el conjunto cordobés se replegó unos metros y empezó a regular. En medio de una catarata de insultos, los jugadores azzurros fueron con vergüenza en busca de un descuento que jamás llegaría.
Un cabezazo de Britos a las manos del uno y un tiro libre del propio enganche que saldría cerca del palo izquierdo no eran suficientes como para hacer que la derrota fuese más decorosa. Y si la diferencia no fue mayor al término del primer tiempo fue pura responsabilidad de la visita por levantar el pie del acelerador.
En el comienzo de la parte final la atención estuvo centrada en las discusiones y peleas que se sucedieron en el sector de plateas mientras en el campo de juego seguían sin generar algún atractivo para el público que se hizo presente en el estadio de Ciudad Evita.
Con el correr de los minutos llegaron las variantes en Instituto, como para cuidar piernas pensando en el próximo compromiso, porque lo que restaba jugarse parecía estar de más teniendo en cuenta que Italiano ya ni siquiera se aproximaba hasta el área.
Incluso casi sin proponérselo, los cordobeses llegaron hasta las cercanías de Bordad en un par de ocasiones más que fueron desperdiciadas para el lamento del entrenador, que pretendía volverse con la mejor diferencia de gol posible con vistas a una probable igualdad de puntos al final del torneo.