sábado, 19 de marzo de 2011

Fecha 31: ITALIANO 2 – PLATENSE 0. Entendieron el mensaje del DT

Cuando asumió hace muy pocos días la conducción técnica de Sportivo Italiano, Mauricio Piersimone pidió principalmente sacrificio para poder salir de este mal momento futbolístico y los jugadores no tardaron en responderle positivamente dentro del campo de juego para vencer a Platense.
Un factor fundamental en el desarrollo del encuentro fue la expulsión del arquero calamar por último recurso al tocar la pelota con la mano fuera del área cuando se jugaban solo seis minutos. Saccone ejecutó la falta, el ingresado López tiró el manotazo y la pelota dio en el travesaño antes de salir al corner.
Sin embargo, el hombre de menos no perjudicó a la visita porque sacrificó a un volante y mantuvo a los dos delanteros para que molestaran a la última línea azzurra. Uno de los más afectados fue Lamacchia, quien se complicaba una y otra vez con Castano.
A los 20 Schmidt puso en riesgo a su ex club con un remate que paso cerca del palo izquierdo de Flores en momentos en que Italiano no podía sacar ventajas del jugador de más porque se apresuraba en el traslado y equivocaba los pases.
Hasta que en la primera jugada colectiva con la participación de Rodas, Saccone, Verón y Martínez, Astudillo terminó mandando la pelota al fondo del arco. Fue en ese momento cuando los de Ciudad Evita tomaron más confianza y pudieron controlar un poco más el juego más allá de que recién sobre el final de la primera parte volvieran a contar con una nueva chance de su número nueve para aumentar la diferencia.
El complemento arrancó mejor para Italiano, ya que Saccone, Astudillo y Leonardo Gómez pudieron anotar el segundo. No obstante, Lamacchia seguía complicándose ya amonestado y para no perderlo Piersimone decidió que en su lugar ingresara Molina.
A Platense no le quedó otra que adelantarse en busca del empate y eso dejó espacios para que creciera especialmente el juego de Verón mediante sus desbordes por los costados, mientras que Martínez colaboraba en ofensiva y Natalicchio imponía su presencia.
Todo esto desgastaba de a poco al rival en la zona del medio campo a tal punto que el golpe definitivo se dio a los 21 a través de un cabezazo de Astudillo tras un centro de Livio Prieto. Por si faltaba algo, cuatro minutos después Robert vería la segunda amarilla y la consecuente roja a poco de haber ingresado, lo que terminó de desmoronar a la visita.
Quedaba aún mucho tiempo y Platense estaba para el cachetazo, pero el azzurro no estuvo fino en la definición como para redondear la tarde con una goleada. Igual no lo lamentó porque el 2 a 0 terminó siendo suficiente para sumar de a tres luego de varias presentaciones y levantar la autoestima de un equipo que se venía derrumbando.