domingo, 3 de abril de 2011

Fecha 33: ITALIANO 0 – ARMENIO 1. Volvió a dar un paso para atrás

Luego de dos victorias consecutivas, Sportivo Italiano cayó como local ante Deportivo Armenio y volvió a dejar algunas dudas en su juego que parecía haber olvidado tras la llegada de Mauricio Piersimone a la conducción técnica.
El análisis previo anticipaba un partido trabado y luchado, especialmente en la mitad de la cancha. Justamente eso fue lo que se vio desde el inicio con poco juego asociado y muchas pelotas divididas.
Sin embargo la visita estaba mejor parada ante un azzurro al que le costaba adaptarse a un nuevo esquema porque Lamacchia debía correr demasiado hacia ambos costados para cubrir algunos huecos, los laterales hacían demasiado desgaste, Heredia no encontraba su posición de enlace y los delanteros chocaban ante los centrales rivales.
Además, el conjunto de Ingeniero Maschwitz era más práctico para llegar hasta el arco de un Flores que comenzó a transformarse en figura por sus correctas intervenciones, primero ante un fortísimo derechazo de Gay y luego ante un cabezazo de Galeano. También Leonardo Gómez debió despejar la posibilidad de que Armenio se pusiera arriba en el marcador cuando un pelotazo picó frente a la salida del uno uruguayo y Víctor Gómez apuraba.
Mientras tanto, Italiano seguía careciendo de juego ofensivo a tal punto que Bangert se transformaba en un espectador más y se fue entonces el primer tiempo con el marcador en cero, pero con cierta preocupación para el local, como se refleja en la cara de sus hinchas.
La segunda parte siguió teniendo a Armenio como mejor administrador de la pelota y otra vez hacía lucir a Flores cuando cayó dentro de su propio arco para despejar un cabezazo de Pacheco.
Sebastián Gómez debió dejar la cancha mareado por un fuerte golpe y el ingreso de Roldán para enlazar a los volantes con los de adelante fue en vano porque perdió más de lo que ganó.
Recién a los 22 se produciría el primer remate de los de Ciudad Evita al arco o al menos eso fue lo que intentó Astudillo porque tras ganarla por derecha y enganchar hacia adentro remató de zurda muy desviado.
Fue en ese lapso cuando pareció más decidido el azzurro, ya que con empuje volcó el juego hacia el campo rival y nuevamente el número nueve aparecería para asistir a Roldán al corazón del área, pero no resolvió rápido y la pelota terminó saliendo al corner. No obstante era muy poco ante un Armenio que no trastabillaba y esperaba su momento para golpear.
A los 34 llegó una perfecta habilitación para Pacheco quien remató y se encontró con el rechazo de Flores, pero capturó el rebote, avanzó unos metros y lanzó un centro a la cabeza de Gómez para que la mandara al fondo de la red ante la mirada de cuatro jugadores locales.
Lo que restaba hasta el final sirvió muy poco porque Italiano fue más con vergüenza que con fútbol por el empate y algunos jugadores ya sentían el esfuerzo de haber jugado el martes. Además, los hinchas hacían sentir sus reproches, de los cuales se salvaron solo Verón por su ganas y desbordes con centros que nadie conectaba, más Flores por sus excelentes atajadas.