lunes, 28 de abril de 2014

Fecha 34: MIDLAND 0 – ITALIANO 1. Ganó una final de dientes apretados

Sportivo Italiano venció a su escolta Midland en un partido muy parejo, en el que los dos máximos protagonistas del torneo jugaron como debían hacerlo en una instancia tan decisiva, es decir a todo o nada y con el sacrificio extra que demanda este tipo de encuentros.
Con esta victoria, el conjunto de Ciudad Evita le lleva ahora seis puntos al “Funebrero” y cinco a su clásico rival Deportivo Español, quien se impuso como visitante sobre Luján por la mínima diferencia gracias a un gol convertido por el ex azzurro Franco Romero.
La tarde de Libertad arrancó con una evaluación mutua y con un Italiano que se mantuvo expectante de entrada, momentos en los que incluso perdía las pelotas divididas. A partir de esto, Midland se empezó a animar por los costados, con Mallemaci por izquierda y con Soliño por derecha, pero los delanteros locales estaban muy bien anulados por sus marcadores y entonces los volantes eran quienes tenían que poner a prueba a Milton Alvarez.
A medida que pasaban los minutos, la visita se fue acomodando porque Heredia y Ravest tomaron más contacto con la pelota y a partir de allí intentó hacer su juego. Sin embargo, Burzac estaba algo impreciso, por lo que Rojano debía salir de la zona de definición y sacrificarse constantemente para tener algo de protagonismo.
Cabrera estuvo atento en dos remates de Archubi aunque a la media hora una desatención en la marca, en una tarde de pocos errores defensivos, dejó que Ravest apareciera por sorpresa a espaldas de todos para mover la red y poner un manto de tranquilidad para afrontar todo lo que restaba.
Los de Rizzi sacaron provecho a partir del gol porque se afianzaron en la contención y trabajaron prolijamente en conjunto ante un rival que en todo el segundo tiempo buscó con insistencia por afuera,
Los tres centrales de Italiano estuvieron firmes en la marca y despejaron sin comprometerse cuando caían los centros desde los costados, pero el líder no supo aprovechar varios contragolpes con los que hubiera asegurado antes la victoria.
El empuje que Acosta imponía desde el fondo, aún con el riesgo de los enormes espacios que quedaban entre la última línea y el arquero, hacía ilusionar a un Midland que acudía a Vara para poner un poco de serenidad entre tanta aceleración por llegar al empate.
Justamente los ex azzurros Acosta y Soliño tuvieron una oportunidad a cada uno, pero a los de Fabregat les faltó la puntada final para conseguir al menos el empate frente a un solidario, firme y ordenado puntero que logró mantener la mínima ventaja para alargar las diferencias en la tabla y encaminarse definitivamente hacia su vuelta a la B.