sábado, 7 de marzo de 2015

Fecha 4: UAI URQUIZA 3 – ITALIANO 0. Lo noqueó en un solo tiempo

La visita de Sportivo Italiano a UAI Urquiza terminó con una goleada en contra difícil de digerir, ya que había comenzado la tarde aceptablemente bien, pero Javier Monzón dio el primer golpe, Archubi vio la roja antes de la media hora y a partir de allí el local fue pura efectividad, a tal punto que antes del descanso había convertido tres goles sobre cuatro intentos.
El planteo del “Azzurro” desde el pitazo inicial pareció acertado teniendo en cuenta que metió presión permanente sobre la salida de la última línea local que suele salir jugando desde abajo y así ganó unas cuantas pelotas cerca del área, aunque no las supo aprovechar.
Pese a jugar los primeros veinte minutos casi por completo en su propio campo e incluso con bastante participación de Cano con los pies, el “Furgón” aguantó bien y en la primera incursión cerca del área de enfrente, Suárez fue derribado por Francés. Mientras Pasini seguía reclamando que la pelota había salido de la cancha en la jugada previa, Monzón clavó el tiro libre en el ángulo superior izquierdo.
Pocos minutos después, Archubi vio la roja por una agresión sin pelota sobre el autor del gol por lo que dejó a la visita con diez con mucho tiempo por jugarse y pese a no ejercer la misma dinámica del comienzo, Rojano tuvo la chance de empatar.
Sin embargo, en el equipo de Ciudad Evita empezaron a aparecer desatenciones en todas las líneas y muchas fallas en las marcas que levantaron el ánimo de Urquiza que le terminaron costando bastante caro.
Monzón había estado cerca de repetir su grito y la pelota salió cerca del palo derecho, pero antes del final de la primera parte llegó primero un derechazo terrible de Garcete y después una definición de Suárez casi debajo del arco para estirar la cuenta a tres goles de diferencia a favor de los de De Luca, algo inimaginable hasta para el más fanático.
Con un jugador menos, con escaso poder ofensivo y casi sin síntomas de recuperación, la remontada de los de Pasini se hizo imposible. Por eso la segunda parte pareció estar de más ante un conjunto local que con la clara diferencia se limitó a hacer circular la pelota hasta el pitazo final que marcó su primera victoria en el campeonato.