lunes, 30 de marzo de 2015

Fecha 9: ACASSUSO 1 - ITALIANO 0. No lo incendió por poco

El conjunto “Quemero” fue notoriamente superior, pero falló en la definición y por eso solo ganó por la mínima diferencia ante un Sportivo Italiano que nuevamente jugó sin ideas y por momentos quedó muy expuesto, desperdiciando de esa manera la chance de ganar para salir del fondo en los promedios.
El regreso de Drago bajo los tres palos azzurros no fue suficiente para alcanzar la solidez en una defensa que parece bien parada y firme, pero que en cualquier momento se desordena y expone ciertas deficiencias.
Lo mismo sucedió en el mediocampo, donde siguió sin encontrar la identidad como equipo, sin la precisión para generar juego y sin la dinámica necesaria para abastecer a los de adelante, aunque Rojano tuvo la más clara a los 32 del primer tiempo, pero se encontró con la justa reacción del arquero para desviar una pelota que se metía abajo junto al palo izquierdo.
A todo esto, Acassuso estuvo sereno y seguro desde el comienzo, cuando los del “Tano” Pasini insinuaron tomar el protagonismo, y poco a poco se fue animando a partir de la solidez que brindaba no solo la última línea sino también Friedrich, ubicado como el volante más retrasado.
Entonces empezaron a llegar las chances desperdiciadas por el equipo de la zona norte, primero por Prim y luego por Caballero, quien tendría su revancha a los 38 para aparecer por atrás de todos en un tiro libre proveniente de la derecha y mandar la pelota al fondo de la red.
Antes del descanso y ya abajo en el marcador, Archubi probó de derecha y el balón salió cerca cuando no había diferencias notorias con el local, pero en la segunda etapa a Italiano se le nublaron por completo las ideas, no supo cómo administrar el balón cuando se lo cedían y así fue casi imposible llegar al milagroso empate.   
Ada pasó a ser imparable para cuanto rival se cruzase en el camino hasta quedar varias veces mano a mano ante el uno visitante, pero la fortuna no estaba de su lado. Los de Otta desnivelaban por todos lados, tanto por afuera como por adentro para llegar con extrema peligrosidad al arco de enfrente, pero una vez el travesaño, un par de salvadas en la raya y algún manotazo de Drago impidieron que la diferencia en el marcador fuese mayor, tal cual se apreció dentro del campo de juego.