domingo, 31 de mayo de 2015

Fecha 17: ALMAGRO 1 – ITALIANO 2. Que pase el que sigue

Ya son tres las victorias consecutivas  alcanzadas por Sportivo Italiano, que de esta manera llegará con el ánimo bien arriba al clásico del próximo fin de semana frente a Deportivo Español.
El festejo de “Azzurro” se basó fundamentalmente a que aprovechó el envión anímico que traía por los recientes triunfos, golpeó cuando tuvo la chance y después sostuvo la ventaja con firmeza ante un limitado Almagro, que para muchos jugó su peor partido del año.
El equipo de Néstor Ferraresi fue de menor a mayor y, si bien no generaba peligro en el arco de enfrente, con el correr de los minutos iría manejando el trámite del encuentro porque Alderete y su gambeta eran la carta más importante por el sector derecho, Fioravanti se adueñaba de la mitad de la cancha y los del fondo no trastabillaban.
Solo faltaba que los de adelante tuvieran una para meterla, pero como a ellos no se les dio apareció el “Colo” Fioravanti para interceptar de cabeza hacia la red un tiro de esquina de Archubi desde la derecha.
Por su parte, el local insinuó con ganas en los primeros minutos, pero solo eso porque estuvo impreciso para defender, indeciso con la pelota y con pocas ideas para generar el juego necesario que abastezca a los delanteros. Encima descuidaron la marca en una pelota parada y debieron ir a buscar la pelota adentro. Después, Ianiero la tocó con la mano dentro del área y otra vez le movieron la red a Gómez, ya que Archubi se encargó del penal con el que puso a la visita dos goles arriba.
A esa altura la cosa pintaba fácil para la visita, pero hubo un imprevisto y abrupto quedo, por lo que los de Villa Raffo, con más vergüenza que fútbol, fueron para adelante y una viveza de Castano ganándole la espalda a Francés ocasionó el penal del ex defensor de Atlanta (lo derribó claramente afuera del área pero el juez interpretó que fue adentro) con el que Altamirano revivió a los suyos.
El propio número nueve de Almagro tuvo en su cabeza el empate apenas comenzado el complemento, pero la pelota cayó en el techo de la red y a partir de ahí, la ilusión por revertir la derrota se fue desdibujando.
Los cambios realizados por Ruiz tampoco pudieron aportar mucho más a lo poco que se venía haciendo. Por se le faltaba algo, Ianiero cometió una falta estando amonestado, vio la segunda amarilla y al dejar al local con diez la remontada se dificultó más aún.
De esta manera, Italiano parece haber encontrado su rumbo en el campeonato luego de una serie de altibajos que costaron incluso el cambio de entrenador. Ahora se viene una semana muy especial, por lo que significará llegar al clásico con una seguidilla de victorias encima y ojala se siga dando lo manifestado por Francés luego del partido: “Un triunfo trae otro triunfo”.