miércoles, 18 de septiembre de 2013

Fecha 7: ITALIANO 0 – BERAZATEGUI 0. Cero por donde se lo mire

Un pobre partido jugaron Sportivo Italiano y Berazategui, reflejando claramente el presente irregular que están teniendo en el torneo de Primera C, lejos de la lucha por los primeros lugares. La ausencia de gol es común denominador en ambos y el empate en cero les calzó perfecto.
De entrada se vio claramente que la visita llegaba con toda la intención de bloquear a su rival en el medio campo, ubicando muchos hombres en ese sector y dejando a Gutiérrez adelante como único punta bien definido.
Por su parte, el Azzurro estuvo desconocido desde el primer minuto a diferencia de partidos anteriores cuando había intentado ser protagonista. Burzac no fue el cerebro que tanto necesita el equipo, mientras que Di Biasi y Kissner no se conectaron como suelen hacerlo, por lo que era casi inexistente el juego cerca del arco de enfrente.
A los diez, Di Biasi tuvo una chance muy clara, pero no le dio bien en su intención por colocarla por arriba y la pelota terminó en las manos del arquero, mientras que Cinco minutos después, Iribarne se fue por derecha, enganchó para adentro y sacó un zurdazo que salió cerca del palo izquierdo.
Esas fueron las únicas emociones hasta el cierre del primer tiempo cuando un centro rasante desde la derecha fue en dirección al área y Kissner, en lugar de definir de frente al arco, abrió las piernas y el balón terminó en los pies de un jugador visitante.
La segunda parte fue más de lo mismo pese a las variantes que fueron realizando uno y otro técnico, porque el conjunto naranja siguió haciendo su negocio en la poblada mitad de cancha y con algo más de dinamismo con el ingreso de Ramos ante un Italiano que no tenía ideas ni individuales ni colectivas para desequilibrar.
Heredia no fue más que el resto, Picciolo no se conectó, Rivas caía reiteradamente fuera de juego y los de Rizzi seguían dependiendo de la permanente entrega de Martínez, apuntalado por la seguridad y el empuje de Laso desde el fondo.
Hubo un lapso después de la media hora en la que el Azzurro insinuó un poco más y llegó con algunos centros a las cercanías de Ruggiero, pero como siempre faltó quien la empujara a la red.
La lesión de Martínez con los cambios agotados dejó al local jugando con uno menos los últimos siete minutos en los que no pasó nada más interesante como para romper un cero a cero que le cayó perfecto al partido.