domingo, 29 de septiembre de 2013

Se les subió la tanada

La falta de un triunfo que encamine definitivamente al equipo provoca que todo lo que rodea a Sportivo Italiano se viva en un clima algo caliente, no solo fuera de la cancha sino también dentro de la misma.
En el encuentro ante Liniers cuando el juez Rey Hilfer cobró penal para Italiano comenzaron las discusiones entre quienes pretendían hacerse cargo de la ejecución. Palavecino tomó la pelota  y Selpa pretendía sacársela a toda costa incluso cruzando algunas palabras a la vista de todos, pero finalmente el defensor se hizo cargo como estaba estipulado de antemano.
La bronca por el empate continuó en la zona del estacionamiento luego del partido entre algunos socios que criticaban a la Comisión Directiva y unos dirigentes que se encontraban en el lugar.
También fue elevada la temperatura en la zona aledaña a los vestuarios, donde allegados de ambos equipos se cruzaron verbalmente primero durante el encuentro y luego cuando se retiraba la delegación visitante.
Para el final quedó el diálogo que entabló el entrenador Mario Rizzi alambrado de por medio con un grupo de hinchas que aguardó su salida durante un largo rato para cuestionarle el flojo presente del Azzurro.