sábado, 30 de noviembre de 2013

Fecha 17: ITALIANO 2 – ARG. QUILMES 1. Si grita Rojano, gana Italiano

Por tercer partido consecutivo (4to. Si se incluye la Copa Argentina), el delantero Antonio Rojano fue partícipe del triunfo de Sportivo Italiano convirtiendo un gol y rectificando su buen presente, el mejor desde que llegó al club.
La efectividad frente a los arcos rivales que está teniendo el ex Gimnasia de La Plata es complementada con una gran cuota de sacrificio para que el Azzurro se transforme en un equipo cada vez más consolidado en lo colectivo.
De entrada los de Rizzi se llevaron por delante a su rival, incluso sin dejarlo cruzar la mitad de la cancha y fue allí cuando tras un corner desde la izquierda apareció Rojano para abrir la cuenta con un cabezazo cruzado.
Luego del primer cuarto cedió un poco la presión del local y El Mate, a través de Borda, logró en cierta forma equiparar la posesión del balón. Fue en ese momento cuando en un descuido del fondo tano apareció el diez de la visita para que Drago evitara el empate con los pies en una de las pocas chances que tendría en los primeros cuarenta y cinco.
Leguizamón se quedó con el segundo de Rojano al taparle un mano a mano a los 41, pero cuando se cerraba la primera parte estiró la diferencia Laso, tras una exquisita definición entre una multitud de jugadores que poblaba el área.
Justamente los autores de los goles junto a Rosa se transformaron en los puntos más fuertes de un equipo que cuando el cansancio afectó las piernas en el complemento y a los 15 llegó el imprevisto descuento de Tello jamás se desesperó.
Rizzi reacomodó algunas piezas dejando una línea de tres atrás, Rosa delante de ellos y copó el medio para asegurar la victoria ante un adversario que se la jugaba poniendo más gente adelante.
Pese al sufrimiento que generó el retroceso en el campo, el cerrojo azzurro funcionó a la perfección, no se quebró y en los minutos finales incluso pudo haberlo liquidado de contra.
Llegó el tan ansiado final y el festejado de los hinchas por el tercer triunfo consecutivo que deja a Italiano a solo cuatro unidades del líder, algo totalmente impensado hace poco tiempo cuando el equipo parecía deambular sin rumbo ni identidad futbolística.