viernes, 29 de agosto de 2014

Fecha 6: ITALIANO 0 – UAI URQUIZA 1. Más de lo mismo

Sportivo Italiano mantuvo la base del campeón de la C, pero no logra encaminarse en su regreso a la B, como sintiendo el cambio de categoría. Eso volvió a notarse ante un UAI Urquiza que fue muy equilibrado, que tuvo las ideas más claras y jugó su mejor partido en lo que va del campeonato.
Pasan las fechas y el análisis parece repetirse al final de cada jornada porque el técnico azzurro no le encuentra la vuelta al funcionamiento colectivo y tampoco logran salvarlo las individualidades, que en muchos casos (Burzac y Archubi son por ejemplo los más notorios) están lejísimo de su nivel y pese a ello siguen formando parte del primer equipo.
La visita arrancó algo expectante, pero con el correr de los minutos se fue animando a medida que se desnudaban ciertas fragilidades de un Italiano en el que solo el tándem Ciavarelli-Heredia por derecha logró generar en esta oportunidad algún acercamiento al área contraria, aunque muchos de los centros no tenían como destino un jugador propio.
Por su parte, el conjunto de Villa Lynch se mostraba equilibrado en todas las líneas, partiendo de la firmeza del fondo con Rodríguez como estandarte, del correcto desempeño en el medio tanto para quitar como para generar (Ferreyra se destacó en esa zona) y fue amenazante en ataque con el sacrificio permanente de Bauchet.
Ante eso, los de Rizzi tampoco volvieron a brindar seguridad defensiva, a tal punto que descuidaron la marca del recién ingresado Vidal y de Bauchet en la jugada del gol, mientras que en el aspecto ofensivo Heredia había podido abrir la cuenta con un remate mordido y después casi se llega al empate por una carambola entre Laso y Bordón, pero en ambas se interpuso el uno visitante.
Recién en desventaja y tras las variantes fue otra actitud la actitud del azzurro, especialmente por el atrevimiento de Rodríguez, quien hacía su presentación. Fue allí cuando se topó con un  Cano que casi no tuvo trabajo en toda la tarde, pero que terminó siendo clave en la segunda parte para desviar dos pelotas complicadas que tenían como destino la red.
Después de la larga charla que mantuvo con sus dirigidos dentro del vestuario una vez consumada la derrota, Rizzi afrontará una semana larga de trabajo (en la próxima fecha Italiano queda libre) que le servirá para seguir corrigiendo cosas y tratar de encontrar definitivamente el nivel que tanto él como todo los hinchas desean.