miércoles, 1 de octubre de 2014

Fecha 13: BARRACAS 3 - ITALIANO 1. Lo dejaron pelado

Con dos goles de cabeza de Figueroa y uno de Soriano, Barracas Central provocó la tercera derrota consecutiva de un Sportivo Italiano que insinuó más de lo que concretó y que sigue hundido en el fondo de la tabla de la Zona B del torneo Transición de la Primera B.
El local golpeó de entrada, con esa ventaja manejó psicológicamente el partido y fue certero para aprovechar las chances de gol que generó ante un rival que tuvo mayor posesión, pero que fue inofensivo en ataque.
El conjunto de Daniele se puso en ventaja cuando, tras un córner desde la izquierda, apareció Figueroa para poner su cabeza y gritar por primera vez en la tarde. A partir de allí dispuso un juego tranquilo, ordenado y sin apuro, aun cediendo el control de la pelota porque Casini y Leguizamón Arce generaban respeto y  firmeza en la última línea.
El “Azzurro” debió remarla de atrás desde el inicio, pero no se cayó anímicamente como en anteriores oportunidades, ya que trató de jugar con la pelota al piso con un medio campo bastante activo, donde Di Biasi y Jara se buscaban con permanentes cambios de frente, más el aporte de Ciavarelli por el sector derecho.
Sin embargo, a la visita le faltaba potencial ofensivo porque Rojano corrió más de lo que jugó y no la recibía de cara al arco, mientras que Sosa por momentos pareció darle más atención a su marcador de turno que a la pelota.
Del lado local, el brasileño Cardoso apareció lo justo y necesario, como lo hizo al encontrar un desafortunado rechazo de Salto y habilitar estupendamente a Soriano para que pusiera el transitorio dos a cero aunque enseguida, Jara descontó mediante un tiro libre que se desviara en su trayecto y descolocó al uno.
A Barracas no importó el rápido descuento porque tras el descanso siguió con la misma seguridad y paciencia para esperar el momento justo de torcer definitivamente la balanza a su favor.
Pasaban los minutos y los de Zacarías seguían teniendo una mayor posesión, pero ni con las variantes que fue realizando en técnico consiguió darle la explosión ofensiva necesaria para poder llegar al menos a la igualdad.

Incluso, Barracas fue más peligroso en las pocas incursiones al área de enfrente, algo que terminó reflejando cuando estableció el 3 a 1 definitivo a solo tres minutos del final y nuevamente a través de la testa de su “pelado” número nueve, que le ganó su duelo personal a Laso en otro tiro de esquina.