lunes, 6 de octubre de 2014

Fecha 14: ITALIANO 0 – COMUNICACIONES 4. La pendiente no se detiene

Se esperaba que el “Azzurro” revirtiera su pobrísimo momento futbolístico, pero una vez más no mostró ningún síntoma de mejoría y eso fue aprovechado por Comunicaciones para ganar cómodamente por primera vez de visitante.  
La tempranera expulsión de Archubi condicionó a Italiano ante un rival que trabajó bien el partido hasta ponerse en ventaja y al que después de convertir el segundo se le facilitó todo de tal manera que la diferencia no fue mayor por las acertadas intervenciones de Drago.
El conjunto de Ciudad Evita fue nuevamente un equipo poco solidario y sin reacción anímica ni futbolística ante la primera adversidad que se le presentara, como lo fue en esta oportunidad la roja al experimentado ex Lanus y River, entre otros, antes del cuarto de hora por una inexplicable patada sobre el pecho de Pintos en una jugada intrascendente en la mitad de la cancha.
Del otro lado, Comu mostró orden, paciencia e inteligencia para abrir la cuenta al aprovechar el debilitado sector izquierdo local con un desborde de Gibelli que terminó con Vacaría apareciendo entre los centrales para mandar la pelota al fondo de la red.
Los errores defensivos azzurros facilitaron el trabajo de los delanteros rivales, mientras que los volantes deambularon sin encontrar la posición justa y en el sector ofensivo carecía de dinámica y prolijidad para quedar de frente al arco de Mastrolía.
Castagno hacía todo muy simple en la mitad de la cancha y se animaba seguido a pisar el área de enfrente, como cuando anotó el segundo tanto tras eludir al arquero. A partir de allí, cada contragolpe era una posibilidad de gol para la visita porque casi no encontraba resistencia en su rival.
Los cambios no aportaron demasiado en Italiano, ya que se contagiaron de la confusión general que arrastra desde hace muchas fechas. La única chance clara de convertir la tuvo a los ocho del complemento cuando el uno se interpuso a un tiro libre de Sosa y en la continuidad de la jugada se lo perdieron entre Di Biasi y Laso.
Por si fuera poco, el número ocho cartero se transformaba como figura indiscutible al ser partícipe de las restantes conquistas de Vacaría (ya se le hizo costumbre convertirle a su ex club) y de Gianfelice, que terminaron sellando la primera victoria fuera de Agronomía. 
Pese a los cuatro goles que recibió, Drago fue uno de los pocos que se salvó del aplazo general de un equipo que sigue sin rumbo tanto a nivel resultados como en el juego, con muchos futbolistas lejos del rendimiento que todos esperan y anímicamente desplomados.