sábado, 18 de octubre de 2014

Fecha 16: ITALIANO 2 – ACASSUSO 1. Al fin una alegría

Después de mucho tiempo, más precisamente desde la segunda fecha, Sportivo Italiano volvió a sumar de a tres gracias al triunfo conseguido como local frente a Acassuso con goles de Laso y Rojano, mientras que Romero había puesto el empate parcial.
El conjunto que conduce técnicamente Salvador Pasini mejoró mucho con respecto a la goleada sufrida en la fecha anterior ante Platense porque supo primero cómo evitar que el rival haga su juego y después se animó a ir para adelante con decisión para quebrar el arco de enfrente.
La visita fue algo más punzante al comienzo, pero sus volantes comenzaron a ser absorbidos por los azzurros y cuando se aproximó al arco de Drago, el uno apareció con solvencia para frenar cualquier intento.
Pasaban los minutos y el local poco a poco se iba animando más. A los 24 avisó Rojano y Salvá la mandó al córner, pero a los 38 justamente tras un tiro de esquina ejecutado por Elías Di Biasi fue interceptado por la cabeza de Rojano y Laso apareció por atrás de todos para mandarla al fondo de la red.
Italiano ganaba bien y entre sus puntos más alto se encontraba la muy buena labor de Castillo, quien en su primera presentación como titular mostró mucha actitud para hacerse dueño del lateral izquierdo y proyectarse con ganas hacia adelante para acoplarse especialmente con Di Biasi.
La lesión de Pumpido al final del primer tiempo dejó al “Quemero” sin una de sus cartas fundamentales, pero con los cambios Otta logró darle un poco más de movilidad a sus dirigidos en momentos en que Italiano trataba de controlar el ritmo de juego, pero no lo liquidaba.
Esa mejoría en la visita tuvo sus frutos a los 23, cuando Romero logró establecer una igualdad que no venía mal, pero que tampoco lo conformaba teniendo en cuenta la lucha por el ascenso en la que se ha encaminado.
Pasini quería ganarlo y por eso mandó a la cancha a Burzac para que expusiera algo más de claridad en la creación y a Merlo para que explotara un poco más el sector ofensivo, que tanto ha costado exprimir en este último tiempo más allá de los nombres y de los esquemas.
La idea del técnico finalmente llegaría a buen puerto porque a solo un minuto de cumplirse el tiempo reglamentario y cuando el empate parecía sellado, Burzac la cruzó desde la derecha para la entrada de Rojano, que definió perfecto por encima del arquero para hacer estallar a toda la parcialidad del “Azzurro”, que ya se había olvidado de lo que era ganar.