martes, 4 de marzo de 2014

Copa Argentina: LOS ANDES 1 (2) - ITALIANO 1 (4). “Lomas” motivado

Sportivo Italiano consiguió el pasaporte a la próxima fase de la Copa Argentina tras superar en los penales a Los Andes y ahora espera de la mejor manera el clásico ante Deportivo Español por el torneo de la C.
El “Milrayitas” arrancó mejor con la energía de Blanco y los chispazos de Vera, pero con el correr de los minutos cedió protagonismo ante la imposibilidad de llegar con peligro hasta el arco de enfrente debido a la solidez defensiva de la visita.
Laso fue impasable, mientras que delante suyo Rosa quitó todo y distribuyó con precisión cada una de las pelotas recuperadas. A partir de esa seguridad de los de atrás, Martínez y Di Biasi aprovecharon los carriles para llevar juego hacia adelante, donde Burzac mostraba su calidad y además se sacrificaba por el equipo.
Después de los veinte y en un lapso de cinco minutos, el “Azzurro” contó con tres chances claras para ponerse arriba en el marcador, pero en todas se interpuso el travesaño. Primero lo tuvo Di Biasi tras sesión de Ravest desde la izquierda, después fue Martínez tras un despeje en un córner y enseguida fue Kissner quien se topó con el horizontal.
En esas jugadas, el conjunto de Lomas tuvo algunos desacoples por los costados y a espaldas de los centrales, que a los 32 volverían a repetirse y costarle caro porque después de varios toques Ciavarelli la puso desde la derecha al corazón del área y Di Biasi muy solo no tuvo más que empujarla a la red.
La tranquilidad que le daba la ventaja solidificaba aún más la defensa Azzurra y Los Andes se veía impedido de quebrar esa resistencia hasta que el ingreso de Bevaqua para la segunda parte dio enseguida sus frutos porque con un desborde suyo por derecha llegó la igualdad de Blanco.
Pero otra vez el juego del equipo de Lomas se diluyó y pese al trámite de ida y vuelta solo inquietó al uno visitante con un remate de Noriega, que Milton Alvarez manoteó justo cuando se le metía abajo a la derecha.
La ambición de Italiano por ganar tomó más fuerza y fue transformando a Gagliardo en figura a medida que evitaba una y otra vez la caída de su valla ante un zurdazo de Martínez, un derechazo de Burzac y un remate de González.
La correcta defensa, el equilibrio del mediocampo y la velocidad en los contragolpes dejaron mejor parado a los de Rizzi, pudiendo haberlo ganarlo merecidamente en los noventa. Sin embargo, tuvo que esperar la definición mediante los penales donde Milton Alvarez se erigió como héroe al contener dos de los mismos y convertir el suyo.