sábado, 16 de abril de 2016

Fecha 11: ITALIANO 0 – SAN MARTIN 3. El clima externo no ayuda

En medio de una gran interna política y sin abstenerse de las secuelas lógicas por el conflicto entre el entrenador y Rodrigo Archubi, Sportivo Italiano volvió a dar un paso atrás en su deseo por volver de inmediato a la B, ya que como local cayó en forma contundente ante San Martín, que de esta manera lo superó en la tabla.
Sonó el pitazo inicial, no habían transcurrido aún dos minutos y Trecarichi se encontró solo por la derecha para poner en ventaja a la visita. Otra vez el “Azzurro” perdía casi desde el vestuario como le sucedió la fecha anterior ante Sacachispas y lo peor fue que jamás encontró la manera de revertir la historia.
El conjunto de Burzaco se replegó en su campo tras el gol, dejando a Avalos solo bien de punta casi en la mitad de la cancha, pero con el autor del gol y Pastor bien abiertos para explotar los costados y salir rápido de contra.
La posesión de la pelota durante gran parte del partido no le sirvió al local porque llegaba tocando hasta las proximidades del área, pero casi no entraba a ella y si lo hacía era por algún disparo de afuera o centro sin destinatario fijo.
Del otro lado sucedía lo contrario porque cuando recuperaban el balón la trasladaban generalmente corta y precisa como le exigía permanentemente su DT al grito de “juegue, juegue”.
Recién a l los treinta y siete, el conjunto de Ciudad Evita generó la chance más clara cuando Vázquez, desde la izquierda, puso un perfecto centro a la cabeza de Meza, que se encontró con la volada salvadora del uno.
Tampoco San Martín generó permanentes situaciones de gol, pero cuando se lo propuso siempre estuvo cerca de convertir, tal es así que a poco del descanso Pastor se medió de izquierda al centro, cayó dentro del área tras ser embestido por Velázquez y él mismo se encargó de marcar el segundo desde el punto penal.
En Italiano ingresó Pasquale para reforzar el ataque, pero jamás logró meterse en el partido. También entró De Souza y tampoco mejoró las cosas. Tan solo Marecos, con hábil gambeta, despertó alguna cuota de esperanza, pero no encontró socios.
Los dirigidos por Ferlauto no modificaban su juego, esperaban y esperaban con mucha firmeza hasta que en los cinco minutos finales se animaron a buscar el tercero, fallaron dos veces, pero en tiempo adicional Avalos logró cerrar la goleada apareciendo casi debajo del arco para empujar una pelota que la defensa no podía despejar.