sábado, 30 de abril de 2016

Fecha 13: SP. ITALIANO 2 – ARG. MERLO 1. No se baja de la pelea

Sportivo Italiano venció a Argentino de Merlo ajustadamente en el marcador, pero con una clara diferencia en lo que respecta al juego y quedó a cinco unidades del puntero Deportivo Laferrere, que aún debe jugar su partido de esta fecha y también visitar el estadio de Ciudad Evita.
El conjunto que conduce técnicamente Guillermo de Lucca mostró bastante juego asociado, fue inteligente cuando tuvo la pelota, solidario en la recuperación y, si bien ganó por uno de diferencia, tuvo momentos de alto nivel como para convertir algún gol más.
La alineación “azzurra” que podría llamársela ideal va tomando rodaje y eso se vio plasmado en la solidez defensiva, el orden táctico, la búsqueda permanente de sociedades y el desequilibrio de sus delanteros.
Tuvo llegadas por afuera a través de los defensores y los volantes, además de una buena labor de Flegenal, que cuando entró en contacto con el balón hizo crecer al equipo y los de adelante si no la metían colaboraban en la recuperación.
Por su parte, Argentino propuso en el arranque jugar golpe por golpe porque después de cada intento local respondía con una aproximación propia, pero no con la precisión necesaria como para vencer la seguridad de Ruhl.
La línea de tres en el fondo era un arma de doble filo para los de Fabregat, ya que al momento de cerrarse hacia adentro le entraban por afuera con bastante espacios, como sucedió en tantos centros que cayeron en su área
Un largo pase de Archubi por izquierda terminó en los pies de Miranda Moreira, quien puso la mira en el arco y no falló para festejar el primer grito de la tarde e ir a abrazarse con uno de los colaboradores del cuerpo técnico azzurro que, por una lesión muscular, lo había masajeado durante casi una hora para que pudiese jugar este partido.
Meza tuvo algunas chances con las que Italiano podría haberse ido dos goles arriba al descanso, pero al regreso apareció Flegenal para poner tranquilidad y aumentar la diferencia tras un centro desde la izquierda de Malandra, a quien él mismo había asistido.
Fue en ese momento cuando se presumía una posible goleada, pero el cansancio y la falta de definición en jugadas muy claras de contragolpe lo hicieron sufrir hasta el final, no por lo futbolístico, pero si por el descuento cuando aún faltaba un tiempo prudencial.
Se vinieron los cambios en la “Academia” y el aire fresco de los mismos le permitió ganar un poco más la pelota para jugar en campo adversario, aún con el riesgo de sufrir alguna contra. Aguirre sacó un remate bajo que el uno local no pudo despejar y le dio una cuota de esperanza al conjunto de Merlo norte, que fue por el empate con más empuje que lucidez.
El resultado quedó abierto hasta el último pitazo porque así como la visita buscó y arañó el segundo, también pudo haber perdido por mayor amplitud en el marcador si Italiano estaba más preciso en la zona de definición.