viernes, 1 de enero de 2010

Se demora la llegada de los refuerzos

A pocas horas del comienzo de la pretemporada, Sportivo Italiano ha sumado tan solo uno de los cuatro refuerzos permitidos para afrontar la segunda parte del campeonato, ya que muchos de los jugadores que fueron tentados no se mostraron convencidos de sumarse al plantel que conduce Víctor Molina.
En primer lugar se está dificultando conseguir un arquero. Se habló de Rodrigo Cervetti, quien es suplente en Instituto de Córdoba, pero las tratativas se enfriaron, mientras que Oscar Limia, ex Lanús y compañero del técnico en Arsenal, priorizó una oferta del fútbol mexicano.
También se oyó por ahí el nombre de Federico Crivelli de Temperley, quien tiene casi asegurada su continuidad en el “Celeste”. En tanto, Marcelo Pontirolli, pese a no ser titular en Quilmes, se resiste a cambiar de club.
Para la zaga central se puso la mira en Sebastián Mariano Brau de Arsenal y en la delantera sigue difícil la negociación con Leonardo Abálsamo, que por estas horas todavía no solucionó su salida de Platense, donde Alberto Pascutti no lo tendrá en cuenta.
Con respecto a los volantes, Federico Iñiguez fue uno de los primeros en sentarse a hablar con los dirigentes e incluso se había acordado el tema económico, pero con el transcurso de los días la comunicación se fue perdiendo y hasta el día de hoy no se supo más nada del ex Chacarita Juniors.
Lo concreto es que el próximo lunes el “Azzurro” se reencontrará tras las vacaciones y la única cara nueva será la del atacante Emanuel Herrera, quien no llegó a debutar en la primera de Rosario Central pero tuvo continuidad en los encuentros de reserva.